Recién llegados de Nueva York, los jóvenes de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11M han participado y compartido experiencias junto con otros chicos de Israel, Irlanda, Colombia, Argentina y EEUU en el programa "Young Ambassadors" organizado por la fundación STRENGTH TO STRENGTH (http://stosglobal.org/)

Este año contábamos con la participación de dos de nuestros asociados más jóvenes: Dani y Carlos, de 18 años de edad, que han tenido la oportunidad -acompañados de la trabajadora social de la asociación- y junto a jóvenes de Israel, Estados Unidos, Irlanda, Colombia y Argentina, de compartir una semana en la que no sólo les ha unido haber sido víctimas de terrorismo, sino además, las ganas, la fuerza y el entusiasmo para luchar contra él.

Nuestros embajadores han tenido la oportunidad de  intercambiar opiniones con líderes religiosos judíos, católicos e hinduistas en una cena de diversidad cultural. El tema principal de la velada fueron los extremismos y su paralelismo con el terrorismo.

 

Otra de las personas que les recibió con los brazos abiertos fue Ben Tucker, jefe de policía de la ciudad de Nueva York; en las dependencias policiales les explicó el modus operandi en la lucha contra la violencia.

 

 

Un momento emotivo fue, sin duda, la participación en el proyecto  “Star of Hope”, en el que cada uno pintó una estrella con un mensaje lleno de esperanza. Algunas de ellas fueron entregadas en Central Park, a la familia de un policía asesinado en Nueva York durante nuestra estancia, otras fueron depositadas en el memorial 11- S y dos de ellas han vuelto con nosotros a la Asociación donde ya tienen un lugar especial.

         

 

 

 

 

 

 

                            

 

        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No podía faltar el recorrido en el Tribute Center y el 9/11 Memorial Museum donde estuvieron acompañados por Ron Vega y Tom Canavan; también allí un jefe de bomberos les relató su conmovedora historia y la de otro superviviente aquel fatídico 11-S. Igualmente les conmovió el recorrido por los pasillos construidos para el recuerdo.

 

También tuvieron tiempo para hacerse amigos, los paseos por Central Park, un poco de cultura en el Intrepid Museum y el Museo de Historia natural, ...y unas cuantas hamburguesas ayudaron a forjar una amistad que estamos convencidos conservarán.

 

Seis nacionalidades unidas en Nueva York, jóvenes de no más de 20 años concienciados en su lucha y en el recuerdo de sus familias con un objetivo común: cambiar un poco el mundo.

 

Desde la Asociación no nos cansaremos de apoyarles en su camino.